Ir al contenido principal

¡Ongi etorri!

Arnaldo Otegi, líder de EH Bildu, afirma en relación al último cabecilla de la banda terrorista ETA que "la paz hoy no sería posible sin el concurso de gente como David Pla". A finales del pasado año, Pla fue anunciado como fichaje estrella de Sortu, partido político de la izquierda abertzale adherido a EH Bildu, lo que significa que otro terrorista jubilado ha encontrado cobijo en otro partido heredero de ETA y que, hoy por hoy, parece tener el visto bueno de la sociedad española y su gobierno.

David Pla, en el centro, anunciado el cese de la actividad armada el 20 de octubre de 2011. 

Consuelo Ordóñez, presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE), ha identificado la incursión política de Pla como otra muestra de las "puertas giratorias" de ETA, incorporando a los partidos de la izquierda abertzale todo aquel sobrante útil de la putrefacta máquina de matar vasca. Pla liderará la vicesecretaría tercera como responsable de la Organización Estratégica del partido, sumándose a un equipo político liderado por otro viejo conocido: Arkaitz Rodríguez. 

Otegi, por su parte, es un personaje realmente terrorífico cuando uno advierte que habla de los asesinatos cometidos por ETA como si no fueran con él, como si él no hubiera participado en decenas de reuniones entre la organización terrorista y el gobierno de Zapatero cuando lideraba Batasuna, partido que más tarde fue ilegalizado al demostrarse que funcionaba como brazo político de ETA, mintiendo sagazmente y jugando a dos bandas, "buscando la paz" al mismo tiempo que permitía la puesta en marcha de nuevos atentados contra civiles, Policías Nacionales o políticos de la oposición (incluidos socialistas). El número de víctimas mortales asciende a 853, veintidós de ellas niños. Ya ni hablemos del 44% de crímenes no resueltos, que a día de hoy todavía impiden que los familiares de las víctimas puedan ver los rostros de los especímenes que decidieron dedicarse a la caza de inocentes a los que culpaban injustamente del gran fracaso vasco: el de creerse una sociedad independiente a la española. 

En este sentido, no creo que sea conveniente mencionar siquiera el término 'paz' cuando hablamos de los directores que orquestaron una matanza indiscriminada contra todo aquello que no fuera vasco y abertzale, de personas que justificaron sus causas perdidas en base a delirios xenófobos que poco o nada tienen que ver con la razón, la cual se difumina y difumina más y más cuando se trata de hablar de identidades nacionales; identidades en esencia acientíficas y que, al no tener una validez empírica, están sujetas a juicios estériles que bailan entre el subjetivismo y el sinsentido de aquello que directamente no tiene cabida en la realidad, de ideales nacionales ansiados que nacen desde y para la propagada de políticos que no tienen otro objetivo que entrar en el Congreso para después darse cuenta de que lo único que importa en esta vida es generar riqueza al precio que uno esté dispuesto a pagar y no luchar por sus ridículos ideales nacionales. La izquierda catalana es experta en estas cuestiones, relajando su postura a medida que pasan los años y gracias al paulatino aumento de su patrimonio. ¿O acaso hay alguien capaz de justificar el trabajo y los 126.582,68€ anuales de Gabriel Rufián? ¿Y los 117.698,84€ de la invisible Mireia Vehí Cantenys? Ambos pertenecientes a ERC y la CUP respectivamente, aliados fundamentales de la remodelada izquierda independentista vasca, cobrando del erario público español...

Que David Pla quiera hacernos creer que ya no queda nada de ese sociópata que organizó un comando etarra para asesinar a Manuel Giménez Abad en presencia de su hijo me parece una broma de mal gusto. Como también me lo parece que a día de hoy no haya un consenso entre la izquierda española para reconocer la barbaridad que suponen los ongi etorri (locución interjectiva del euskera que se traduce como Bienvenido): unos homenajes prácticamente festivos dedicados exclusivamente a exetarras que no hacen nada más que prolongar el sufrimiento de los familiares de las víctimas y exaltar la figura de unos criminales sin la más mínima sensibilidad a la vida. 

A mí me trae al pario quien entra o sale en política por decisión propia, pero la cosa se complica cuando vemos que es la sociedad civil quien lo promueve a través de sus votos; cuando los votantes optan por creer en el vago y artificioso perdón institucional, obviando el silencio y la dignidad de las víctimas. 

¡Ongi etorri, David! ¡Ben tornat!

Intervención de David Pla en un debate de la cadena vasca EiTB.


David Pla durante una entrevista concedida a TV3.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Condenar para olvidar.

Es bien sabido que la Universidad Autónoma de Barcelona siempre se ha inclinado a hacer eco de su mala publicidad y no a promover la defensa del pensamiento crítico y la libertad de expresión. Al menos eso es lo que parece cuando la Plaza Cívica del campus se erige como la sede anual para disputar los encuentros nacionales más esperpénticos entre organizaciones estudiantiles universitarias. El historial es bastante amplio y parece que va a seguir sumando participaciones durante los próximos años, por lo que sería primordial analizar  el denominador común presente en todos los conflictos de dicha universidad: la autodenominada acción antifascista de la UAB , organizada, en su mayoría, por el Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes (SEPC) , el cual, bajo la tutela de los partidos nacionalistas encuadrados en el eje de la izquierda política, se encarga de decidir quién es bienvenido o no en el campus.  El SEPC se define en su web oficial como “la herramienta de todas las estudian

Recordemos.

El caso Djokovic es otro ejemplo de la terrible ignorancia que afecta a demasiadas personas en relación a la pandemia y el funcionamiento real, verificado, objetivo, científico del virus que provoca la COVID-19 . Los científicos serios  — y no aquellos que ocupan cargos políticos o viven de la propaganda —  se han cansado de malgastar su tiempo para decir una y otra vez que las vacunas no matan los virus o las bacterias como si fuesen lejía, sino que "simplemente" tienen la capacidad de preparar nuestro sistema inmunológico para frenar el posible desarrollo de la enfermedad provocada (COVID-19) por el virus en cuestión ( SARS-CoV-2 ), por lo que la vacuna no tiene ningún efecto significativo sobre el riesgo de infección o propagación del virus. Ahí está la vigesimoséptima ola.  Si al leer el párrafo anterior no te has sentido insultantemente atacado por la obviedad de las afirmaciones es porque simple y llanamente has sido engañado como un idiota durante dos años. Dos. Los m

Reencuentro.

Agosto de 2021. Onești, Rumanía   Han pasado diez años y ni siquiera se baja del coche para saludarme. Me subo y sonríe. Veo un par de dientes dorados y noto su mano en mi nuca apretando levemente. No le doy la mano, tampoco él me la ofrece. Acelera y para mi sorpresa veo que no vamos en dirección al pueblo. Dónde vamos. Al mercado a comprar cuatro cosas. Ah, bine . Mi madre dice que morirá siendo un hombre desgraciado y mi tía dice que morirá siendo un monstruo. Que nació monstruo y que fue un monstruo con su madre, con las tres; con mi abuela, mi madre y mi tía.     Está nervioso, dice mi primo (el otro acompañante). No es pequeño, tampoco grande: tiene trece años, pero su madre cree que lo que ella siente hacia su padre debe sentirlo también su hijo. La herencia es cosa de cobardes, de aquellos que no han hecho nada para merecer nada, por lo que exprimirla para verterla en la cabeza de un niño es un asco; qué decir cuando la que lo hace es la propia madre. Por suerte, la mía no