Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2022

Blanco sobre rojo.

Madrugada del 20 de julio de 2022.  Barrio rojo de Ámsterdam .  Hay algo que sigo sin entender. Hay algo ahí dentro que es invisible, oculto tras las cortinas de franela roja que caen y se desprenden del lado izquierdo del interior del escaparate; las mismas cortinas que, cada veinte o diez o tres minutos, vuelven a recogerse gracias al nudo de una cuerda o a la extensión de alguna hebilla o alzapaños invisible para el que observa la escena. No es teatro porque el telón cae precisamente cuando empieza el espectáculo. Tampoco es algo del todo real porque, a pesar de que el espectador sepa (a medias) lo que está ocurriendo, este no ve, no escucha ni es capaz de interpretar nada más que aquello que produce su imaginación. Puede que el teatro sea en ocasiones más sincero que la propia realidad porque aquello que percibimos con nuestros sentidos y que nos limitamos a aceptar como lo acaecido no es sino una experiencia inmediata que poco o nada tiene que ver con aquello que, en ocasiones, se